lunes, marzo 24, 2008

Mi tía Marianita y el cuento de Navidad

Cuando comenzamos a investigar la leyenda de navidad con mi prima, nos encontramos con un montón de problemas. El primero fue que nadie se acordaba nada, pero nosotros sabíamos que tarde o temprano ibas a saber la verdad. Hace unos años encontramos un foto vieja. Una foto de cuando ya no creíamos en Papá Noel. Lo primero que nos llamó la atención fue el cachetazo del pasado. Fue entonces cuando decidimos hablar con mi tía Marianita. Le decían Marianita porque era la menor de 9 hermanos, la más mimada. Mi tía tiene 75 años, ahora; pero aquella tarde tenía algunos menos.
Mi mamá siempre decía que Marianita era una mujer extravagante, sofisticada; lo cual siempre fue una manera suave de decirle loca de mierda. Era una loca inofensiva.
- Una loca buena- nos dijo aquella tarde, mirando con lágrimas en los ojos el retrato de Jorge, su marido. Jorge la había abandonado muchos años antes víctima de una enfermedad que nos tuvo angustiados a todos.
- Pero aquella Navidad, tía... ¿Te acordás? La Navidad de las bicicletas- le dijo mi prima.
- Claro que me acuerdo. Jamás podría olvidarlo... soy una loca buena, simpática... y necesito de su presencia siempre- nos miramos con mi prima sin entender, tampoco la queríamos interrumpir. Mi tía Marianita apretó muy fuerte el retrato de Jorge contra su pecho, y sonrió.- Lo único que les puedo decir es que Jorge no fue... y gracias, gracias por los recuerdos, necesito el susurro de los recuerdos cotidianos.
La dejamos sola a la hora de la siesta cuando sus ojos se cerraban muy despacio. Nos fuimos en silencio, y mientras esperamos el ascensor, le dije a mi prima:
- Jorge no fue.
- Imposible que haya sido Jorge, para esa época ya estaba muy enfermo y pasó aquella Navidad en el hospital- murmuró.
- ¿Para que vinimos?
- A tomar el té, a traerle un recuerdo...- me dijo mi prima sonriendo.
Cerré la puerta del ascensor, y bajamos en silencio.

8 comentarios:

Laura dijo...

"necesito el susurro de los recuerdos cotidianos"

Bello. Mierda, hasta me emocioné, snif...

Mariana dijo...

¡Volvió la fantasía! Aleluya, hermanito. Buena seguidilla de posts.

Jijijaja dijo...

Marianita me hace acordar a mi tía petisa :O

Anónimo dijo...

entrar y encontrar algo nuevo... q bueno! saludos!

Christian dijo...

laura: no shoreh, sha pasoh. (?)

mariana: hermanitus. =)

jijijaja: Lo que pasa es que tuve que cambiar los nombres. Si, ya se, no pega. Pero rinde.

anónimo: saludines.

Maga dijo...

como me gusta cuando posteas asi

Carolate dijo...

Papá Noel, fue Papá Noel. ¿Cómo es que no crees más en Papá Noel?

Bastian y Fabio seguirán creyendo y cómo les digas lo contrario te arranco el apellido de cuajo.

Christian dijo...

maga: Eh, locu. Ya van a volver los post tristes y pelotudos.

carol: no cuentes el final, pelotaza. Muacks.