viernes, julio 04, 2008

El juvenil misterio de la opacidad del lenguaje

Gustavo Gutierrez es (de todos los que entran al Bar Berruza, y sin dudarlo) el hombre que más apodos tiene. Al menos, tiene más que Pascual a quien le suelen decir “el loco Pascual” o “loco de mierda”. En realidad, y perdón por el enfasís en endiosar personalidades que no valen la pena, Gustavo tiene la misma cantidad de motes o seudónimos que Pascual. La diferencia radica en la poca relación de un alías con el otro, y en lo que le costó a Gustavo ganarse sus apodos.
Desde muy temprana edad (más precisamente en la escuela número 24 del distrito escolar 15) Gustavo demostró una inusual habilidad para realizar tareas que no eran bien vistas por las autoridades escolares. Un detalle pormenorizado, observando su Cuaderno de Comunicaciónes, nos revela los siguientes datos: “robo de panes en el recreo largo”, “reiteradas observaciones durante la formación por conversar con un compañero”, “varios llamados de atención por reirse de la profesora de Actividades Prácticas”, y etcéras varios. Conforme los años de la primaria avanzaban, Gustavo se hizo famoso por robar siete gomas Dos Banderas, una tijera plegable de mango naranja, y quince sacapuntas metálicos con sus respectivas hojitas de repueto. Fue entonces, cuando Gustavo Gutierrez se convirtió en Gege. Máximo recuerda que estuvo presente en el nacimiento del mote y que también se encontraban presentes él propio Gustavo Gutierrez (a escasos segundos de convertirse en Gege), Jorge (el hijo mayor de Don Roberto –si, ese mismo-), Matías Urtubey.
Gustavo… vos me robaste la figurita de Kempes, la que viene con el cosito dorado al costado- lo increpó Matías.
- Je je- río Gustavo.
- Que garca- dijo Jorge.
- Un gran garca- acotó Máximo, que siempre tenía fascinación por las exageraciones desmesuradas.
- Un gran garca.. je je- seguía riendo Gustavo mientras sacaba la figurita de Kempes de un doble fondo que el bolsillo de su guardapolvo tenía.- Toma… je je.
- “Je je” ¿Pero de qué te reís infelíz?- se exasperó Matías.
- De los nervios, je je- dijo Gustavo mientras tiraba la figurita al piso y salía corriendo.- Je je…
- ¡”Je je” las pelotas! ¡Hijungran!- gritó Matías viendolo subir por el andén de Drago y desaparecer por la bajada cortada de Donado.
Al día siguiente del incidente de la figurita de Kempes, Máximo y Matías Urtubey discutían ser los inventores del apodo cuando llegaba un juvenil Pascual y les decía:
- Los intentos de Sarmiento por hacer más simple nuestra ortografía no sirvieron para un carajo. No existen rasgos formales de ortografía para los vocablos que comienzan con las letras j y g- dijo Pascual mientras que desaparecía detrás de un árbol tirando una bomba de humo casera.
Años más tarde, la esposa de Gustavo Gutierrez le puso el apropiado mote de “abeja obrera” un día que lo fue a buscar al Bar Berruza y lo encontró con una botella de Gancia y medió limón.
- ¿Por que le dicen “abeja obrera” a Gege?- preguntó Ramón Torasasasasasa, que siempre llegaba a tarde a todos los cumpleaños.
- Porque sale solamente para chupar- concluyó Franciso Berruza franeleando un Durax, mientras los gritos de la jermu de Gustavo Gutierrez, alías Gege, alías Abeja Obrera, todavía se escuchaban desde la esquina.

14 comentarios:

mariana dijo...

Jajaja, todavía me sigo riendo. Me encanta la saga bizarra de estos tipos. ¿Escuela 24 DE 15? Vos sos un chico doble escolaridad y bilingue, loco.

Dama de sangre dijo...

Soy la dama... Fuerza rubia???m explicame eso por favor.

christian dijo...

mariana: Vos sabés que tengo mi corazón en la 24. Tantos intercolegiales que nos golearon.

dama: Se necesita fuerza para recordar los malos momentos que se viven, y poder contarlos.

Inés Oñate dijo...

Siiii, como las aves migratorias, en diagonal y alrededor!


Frio y calor para los que se quedan.


:) beso

christian dijo...

inés: Claro, y tortilla santiagueña. (?)

Esther dijo...

Los motes... ...la gente te puede poner motes y etiquetar por cualquier cosa que hagas, aunque sea injustamente. Los míos eran: maruja (porque según decían, me enteraba de todo) y Mikaela Jordana (por una temporada en la que jugando al baloncesto metía muchas canastas).

Un saludito.

mariana dijo...

Me acorde que mi apodo derivó en cualquier cosa. Era "Mana" Por "Ma-ria-na", pero sin "ria". Y después el Mana, cambió a Manón. Mana, Manita, Manin, Manón y la puta que los parió. Nada, catarsis. Buen domingo, Chris.

♪ Antes conocida... dijo...

Ja, ja, ja, muy bueno (o jejeje debería decir, no?)

No me suena gege con "G"...

Besos ♪

Wonder woman dijo...

Quién zafó de los motes en el colegio??
Buenos, malos, tendenciosos, irónicos, graciosos, reales, ficticios, hirientes. Todos los apodos tienen algo de verdad y revelan un poquito de nosotros.
Y a Ud. como le decían?? Me lo quiere contar?
Besos.

Christian dijo...

esther: Mi carrera en el basket se truncó cuando comencé a crecer a lo ancho, en lugar de hacerlo a lo alto. =S

mariana: En tus épocas de blogger había un chico que te decía "lady marian", sumalo a la lista.

♪: A mi tampoco me sonaba, creo que debe ser la posición de lanegua, pero no quiero entrar en detalles. =S

ww: Creame que me podrían haber dicho muchos apodos, pero sin embargo, nadie hizo el intento. Y eso que era bastante pelotudo cuando era chico. Ufs. Muacks.

mariana dijo...

Ah, Lady Marian, que momentos. A proposito, ¿y toda esa gente nueva quién es? ¿Dónde están maga, Carolate, Helen?

christian dijo...

De vacaciones, supongo. =)

Carolate dijo...

Mariana aquí estoy...

Estuve en Pontevedra y pensé quedar contigo y con ¿Fátima? Pero, creo que ya no estabas más. Ahora vivo en Valencia y tengo dos nenes.

Chris, tú eres el Bryce Echenique Bonaerense. Todo esto debería ir en un puto libro o te lo van a plagiar.

Ivana Lagartija dijo...

guenisimo!