martes, septiembre 23, 2008

El bondadoso misterio del chispazo en lo de Urtubey

Mucho se ha escrito sobre la bondad de Matías Urtubey. También se han escrito infinidad de anécdotas deportivas de Matias. Sin embargo, ahora el tema es otro. De lo que no se ha escrito nunca es de “lo de Urtubey”.
Los abuelos de Urtubey vivían en una casa en Nahuel Huapi y Rivera. Cuando ellos murieron, la casa se la quedó el papá de Matías (Urtubey grande). Con el correr de los años, más precisamente el año pasado, Matías (Urtubey chico) fue amo y señor de aquella hermosa casona. Los pormenores sobre la adquisición de este inmejorable inmueble (dos plantas, apto profesional, y dependencias de servicios) son variados y no vienen al caso. Además de tristes, por supuesto.
Tampoco hacen a la cuestión el sinfín de arreglos que tuvo que hacer Matías Urtubey para poder habitar aquella casa. Fueron muchos, claro que sí. Pero como Matías no quería más problemas de los que ya tenía, comenzó de a poco. Que un caño de plomería, que la antena de la televisión, que la falsa escuadra del parquet del living, que pim pam pum, que martillazos y tornillos por doquier.
Porque claro, los problemas de Matías eran otros. Y un cuerito seco no le iba a quitar el sueño. Lo que si era un problema para Urtubey, era ser el único miembro de una de las minorías sociales más respetadas de Villa Urquiza. De hecho, era el único miembro del Centro Vasco. Ser miembro de este Centro ofrecía una gran variedad de beneficios y satisfacciones. Entre ellos: obtener siempre la mesa junto a la vidriera en un restaurant de comida vasca (Matías iba todos los jueves) y ser una ilimitada fuente de alegría para los niños pequeños que creen que las personas con caras blancas son el pináculo del chiste fácil (sobre todo los de la escuela 24, aún hoy).
Y, crean lo que esta escrito, ser la única persona con una cara tan blanca como la nieve en Villa Urquiza puede ser algo terrible. Por ejemplo, cuando una lámpara le dio una descarga mientras intentaba arreglar un enchufe y tuvo que salir corriendo hasta Congreso buscando un taxi que lo deje en el Pirovano. Hasta ese día era como conocido como “el hombre de la cara blanca que vive en la casa vieja de Nahuel Huapi”, luego del incidente eléctrico fue “el boludo de la cara blanca que vive en... etcétera”.
- ¿Cómo se hizo esto?- le preguntaron en la Guardia.
- Intentaba arreglar el cable de mi lámpara de lectura- respondió Matias.
- La próxima vez llame a un electricista- rieron a coro las tres enfermeras.
- ¿Qué es eso?- preguntó Matias señalando la pared.
- Una mancha en la pared, humedad- dijo Enfermera Uno.
- Tengan cuidado, no vayan a romper en cualquier lado.
- No... ¿Es plomero?- pregunto Enfermera Dos.
- No, pero igualmente tengan cuidado donde van a romper. ¿Saben donde esta la humedad?- Urtubey se acercaba a la mancha y la mirada muy serio.
- No, no sabemos... ¿Usted puede ayudarnos?- murmuró tímidamente Enfermera Tres.
- ¡Claro que sí!- dicho y hecho, Matías Urtubey secó la humedad lo mejor que pudo para visualizar de donde venía la filtración. Estuvo toda la tarde para ubicar el lugar de la perdida, y lo hizo a puro tacto. Apoyó su mano en la pared y recorrió la pintura. Ahí, debajo de una ventana pasaba el caño y ahí (claro) estaba perdida. Trabajó todo el día siguiente, agregando que tuvo que comprar caños y mano de obra. Fue algo que jamás hubiera hecho nadie. Un buen tipo, Matias Urtubey. Es de esos que saben que si uno no sabe donde esta pinchado el caño, es mejor romper sobre la mancha de humedad. Conocimiento adquirido instintivamente en lo de Urtubey, se escribiría luego.

15 comentarios:

Maga dijo...

llegue primera... como en los viejos tiempos


quería hacerlo notar


(?)
ahora leo

Maga dijo...

que groso estas con la escritura

mariana dijo...

Yo ya sabía que Urtubey era vasco.

Luna dijo...

Atrapante historia. Yo que vivo cerca, andaré por las calles buscando caras blancas de ahora en más.
Saludos!

Cachito dijo...

Para arreglar una mancha de humedad en una pared un vasco tira la casa abajo y listo. Demasiado sutil Matías para ser euskaldún. Ergo, Matías Urtubey o no es vasco o es un vasco trucho.

Pará, Momia, antes de que te pongas como loca te bato que tengo aprobados de primera mano y cum laude todos los masters y doctorados necesarios para hablar con conocimiento de causa de "La Cuestión Vasca"

Wonder dijo...

Siempre se aprende algo... muy bueno este relato.
Por otro lado, que feas son las personas con la cara muy blanca... pero más feos son los señores color rosa.
Juro que hay. Yo vi muchos.
Besos.

Carolate dijo...

Sin que sirva de precedente apoyo a Cachito.

Los vascos son lo más tosco que hay. Más que limpiarse el culo con piedra pomex.

No, no soy vasca pero, los he visto.

Por otro lado, las caras blancas son hermosas siempre y cuando vayan acompañadas de cabello negrísimo y ojos profundamente azules.

Viviuska dijo...

Bueno, los vascos que conozco no son taaaaannnnn blancos.
Sobre Rivera a pocas cuadras de Congreso vivía mi ex-cuñada, así que si esa casona existe seguro la conozco, lo que recuerdo sobre Rivera es una cantina dónde se come como los dioses y no puedo recordar el nombre! :(
Excelente el relato.

Rodrigo dijo...

Esto es tremendo ya, parece que estamos en el moemento justo del apice creativo sobre el misterio y demas cosas relacionadas a lo siniestro.

O sera que estamos tan viejos, que no le encontramso explicacion a nada y nos convertimso ne detractores de la vida.

El viernes, puntual, a las 24 señorito.

Cyn dijo...

Los misterios son mas mistriosos cuando quedan sin resolver ....

Muy interesante la historia de Urtubey.

Buena semana Christian!

Esther dijo...

Personas buenas y especiales que a pesar de la burla de otros, etc. acaban ayudando igual: son admirables.

Saludines.

Laura dijo...

Se ha escrito mucho sobre Uturbey?? dóoonde??

Me encantó el tipo. Pero lo de la cara blanca no veo porqué sea jodido.
Y "la importancia" del misterio del chipazo se opacó con la data de humedades y caños.

Ayoween dijo...

Qué grande este Urtubey.
Me vendría bien una visita de Urtubey a mi cuarto.
Epa...!
Es que hay una pared con humedad, cheee!

Nanny Ogg dijo...

Vaya, no sabía yo eso de las manchas de humedad... de los vascos no opino que no conozco a ninguno :D

Besos

Christian dijo...

maga: Lo que pasa es que ahora existe alfo que se llama rss o feeds que hace que llegues primero y... bueh, como que te tenes que modernizar (?).

maga: Que bolú.

marian: Vos manejas información confidencial.

luna: Cuidado se pasas cerca del Bar Berruza, sobre con la gente que se junta los jueves.

cachito: Eso es lo copado que tiene Urtubey, que la mayoría de lso vascos que conoce los vió en las películas de Torrente.

guonder: O los que se ponen re colorados cuando toman sol, me da mas miedo que un pelirrojo de metro ochenta.

carol: Que fea imagen limpiarse con piedra pomex, me dió así como un escalofrío.

vivi: Las casas de Villa Urquiza que se comentan por acá, aparecen y desaparecen según el día de la semana. Pero sí, probablemente la conozcas. =) Gracias.

rok: ¿A las doce? Avisame por MSN si es antes. Tenemos trabajo que hacer. (?)

cyn: Igualmente, cyn. Muchas gracias, y que bueno que te guste el -misterio simpático-.

esther: Exactamente a eso iba, gracias por notarlo. =)

laura: Se escribió por ahí, no puedo contar todo en una sola vez. Ufs. ¬¬

ayoween: Epa, no me lo hagas ilusionar así.

nanny: Lo de las manchas es información comprobable y muy útil, espero que la hayas agendado. =)